sábado, 5 de diciembre de 2009

PROGRESANDO.

Fueron cerca de dos años los que estuve trabajando para la editorial alemana CONDOR VERLAG, el porqué deje de trabajar para ellos es algo que contaré más adelante. Dos años en que lo más positivo fue el tener la posibilidad de evolucionar y mejorar el dibujo e ir entendiendo los mecanismos que hacen que una historia contada por viñetas tenga el interés suficiente para atrapar al lector. Poder crecer como dibujante o guionista al tiempo que se gana uno la vida es una suerte, una suerte de la que tendrían que disfrutar todos aquellos que tienen meritos suficientes para iniciarse profesionalmente en este medio de comunicación pero que, desgraciadamente, muy pocos pueden disfrutarla.
He podido encontrar casi todas las portadas que hice para la editorial alemana CONDOR VERLAG. A poco que nos fijemos se puede ver la evolución del dibujo. De la portada del número 120 ( posteada anteriormente) a la portada del número 140 vemos que el dibujo se vuelve algo más elástico, más libre, la construcción del dibujo sigue siendo deficiente pero ya permite mover de manera más natural los personajes. Normalmente se trabaja de acuerdo con unos parámetros que marca la editorial o el propietario de la licencia, no siempre se puede hacer lo que a uno le gustaría, por lo tanto, el resultado final, en cuanto a concepto, siempre viene marcado por unas barreras invisibles que han de hacer del producto algo políticamente correcto. Esta formula que es muy valida, en ocasiones, llega a ser una autentica pesadilla e ir en contra del propio producto, haciendo de él algo sin personalidad y coherencia. De alguna manera siempre existe una censura que impide que el dibujante y guionista trabaje de forma cómoda y creativa, sin poder dar el 100% del talento que se le supone y en consecuencia no aportando nada o casi nada salvo un sin fin de páginas con las que llenar las revistas de historias insulsas. Una prueba manifiesta de eso son la mayoría de historias que se dibujan para las revistas DISNEY. Muchos de los dibujantes de estas publicaciones son auténticos superdotados pero los guiones son aburridos y, en consecuencia, el resultado final es muy mediocre.
Ah!, las portadas…




1 comentario:

Alex-Triedro dijo...

La verdad es que estoy convencido de que hay muuucha gente con talento, invisible al público por diversas carambolas de la vida... ¡¡¡lo que nos estamos perdiendo!!! :(
De caulquier modo, estoy convencido de que al final, esto es como un simil de la evolución, el más fuerte, el que de verdad vale para esto, emerge, y el resto sucumbe a sus propias debilidades.
Hala, y ahora me voy a ver la tele, pa no pensar demasiado en lo que acabo de decir...

(esto de tener el día filósofo le deja a uno espeso XDDD)