domingo, 31 de enero de 2010

LA LIBERTAD DE ELEGIR.

Durante 1 año aproximadamente estuve trabajando para dos editoriales produciendo historietas de TOM y JERRY: Condor Verlag y Semic Press. Fue entonces cuando decidí indagar un poco más en los personajes. Pensé que, con sólo acercarme un poco a la maestría en el dominio del movimiento y de la construcción del dibujo de los animadores clásicos, tal vez sería capaz de hacer un trabajo aceptable. Ser de los mejores es una labor imposible sólo reservada a la gente con un talento desbordante pero aprender de los mejores siempre es una buena opción. Cansado de tomar como referencia los cómics decidí tomar como referencia los dibujos animados clásicos de Hanna-Barbera. Equipado con un reproductor de video con una buena función de “pause” y los VHS de T & J hice todas las fotos que creí necesarias como documentación. Ahí fue donde descubrí la autentica genialidad de estos personajes y el virtuosismo de los animadores. Kenneth Muse, Irven Spence, Ray Patterson and Ed Barge que me abrieron los ojos. Una inacabable gama de expresiones llevadas al límite, una elasticidad increíble, un manejo del movimiento abrumador… ¡Un trabajo glorioso!
Con toda la nueva documentación sobre la mesa es lógico que el dibujo se viera alterado de alguna manera en las nuevas historias y eso fue lo que la editorial, a través de mi representante, me hizo saber: “ Que veían los personajes raros”. Bien, desde ese momento ya sabía que intentar ser fiel a original es raro ( todavía me río). Precisamente había quedado contento con el último trabajo. Había encontrado nuevos matices, nuevas maneras de expresarme… Creo que por parte de las editoriales, cuando un dibujante tiene potencial habría que apoyar su necesidad de crecer como profesional y no intentar instalarle en el conservadurismo. Me solicitaron unos cambios, los cuales hice, pero deje de trabajar con ellos por voluntad propia. Ser conservador no hace avanzar, son los retos los que hacen que las cosas se muevan.
SEMIC PRESS me daba y siguió dándome toda la libertad que necesitaba para progresar y también la seguridad que permitió renunciar al trabajo de CONDOR VERLAG. Ventajas de trabajar para mas de un cliente.
Aquí algunas de esas fotos de documentación que todavía conservo y algunas de esas viñetas que sembraron la discordia. Una bocas con más elasticidad que de costumbre, unas muecas fuera de catalogo o un gag de llamas incandescentes se etiquetaron como “raro”.


1 comentario:

Jose Luis dijo...

El sistema de documentación más cutre de la historia,vaya por Dios (fotografiar un VHS en pausa... qué viejos somos), pero desde luego, da fe de la ilusión que has puesto en el trabajo, y las ganas de mejorar.
Bravo!
Respecto a lo que comentas de la editorial... teniendo en cuenta que allí pagan a una persona para que compruebe que cada figura está "a modelo", esto es, que ya se ha hecho antes y está catalogada, no me extraña nada...
JLMunu