martes, 5 de enero de 2010

SEMIC PRESS.

Aproximadamente llevaría dos años trabajando para CONDOR VERLAG (Alemania) cuando empecé también a trabajar para SEMIC PRESS (Suecia).
Recuerdo que era primera hora de la tarde cuando el teléfono me despertó de una maravillosa siesta. Ejem… Quien me representaba, la propietaria del estudio con el que trabajaba me llamaba desde FRANKFURT en plena vorágine de la feria del libro. Una editorial sueca que editaba TOM & JERRY en Escandinava estaba interesada en mi trabajo y quería saber si a mi podía interesarme dibujar para ellos:-) Mi respuesta no podía ser otra: ¡Por supuesto! Típica respuesta de quien es joven, impetuoso y un poco irresponsable pues eso significaba dibujar más de 20 páginas al mes con guión incluido. Para alguien sin experiencia era un reto bastante difícil pero las ganas de trabajar y de publicar hace que nada sea insuperable. Lo que no sabía es que en los años siguientes lo de dibujar 20 páginas al mes sería una broma… En los noventa dibujar 30 – 40 – o más páginas al mes era lo normal.
Una vez leí de mi amigo J.L. MUNUERA: “ En ocasiones los dibujantes hablamos de hacer una o más páginas al día… bien, eso es factible, sí, pero esa página o páginas al día, ¿durante cuantos días eres capaz de hacerlas? ¿Durante cuantas semanas? ¿Durante cuantos años?” Esas tres preguntas hablan a las claras de lo difícil que es mantenerse despierto en este negocio y convertirse en un profesional. Que lo de las musas y la inspiración suena muy bien pero es un cuento chino. Trabajar es la clave de todo, para el bien de uno mismo y para ganarse la confianza de los demás. La industria editorial no puede pararse esperando a que la inspiración toque al “artista” con la varita mágica. En la editorial hay alguien esperando las páginas que estamos haciendo para colorear la historia. Otro alguien espera para poner los textos… que hay todo un engranaje esperando la materia prima del cómic: ¡El dibujo! Con el tiempo te das cuenta que dibujar un montón de páginas al mes no es lo más difícil… lo realmente complicado es hacerlo y tener tiempo para un mínimo de vida social.¡¡MADRE MíA!! Eso si es un reto.
Pues eso: Mientras dibujaba para CONDOR empecé a dibujar para SEMIC. Este es uno de los primeros trabajos que hice para los que durante muchos años mas confianza, libertad y cariño me dieron. No siempre es fácil encontrarse en este negocio con buenas personas que te respeten como persona y como profesional. No lo digo en broma.

Editado por primera vez por SEMIC PRESS en el nº 11 de 1988.






5 comentarios:

Jose Luis dijo...

En efecto, Oscar, hay que ser todo un dibujantón de élite para aguantar esa presión: tú lo eres, sin duda alguna.
Munu.

Alex-Triedro dijo...

Y... bueno, eso de 30 o 40 páginas... he de suponer, que se trata de hacer el lápiz "tan solo", (glubs), ¿o alguna vez te encargabas también de la tinta?, (doy por sentado por tu comentario, que color y rotulado ya estaba asignado a otros en la cadena).
Esto simplemente demuestra que hay quien vale para dibujar, poniéndose simplemente a ello y punto, sin más comidas de olla, ni excusas, cuando hay un cliente que espera y, por suerte, paga.
Gracias, como siempre ;-D

Oscar Martín dijo...

Sí, Triedro, efectivamente, me refiero a guión y dibujo a lápiz. Menos los dos primero años y ahora, justo en estos momentos, siempre he tenido un colaborador fijo que me entintaba la páginas. El color,excepto en el último mes, siempre corrió a cargo del equipo de redacción de la editorial de turno con un resultado que nunca me agrado... Algún día haremos una comparación de como sale el trabajo de mis manos y como llega a las manos del público:-)

peccato team dijo...

Amén a todo!

No sé si se consigue alguna vez sobreponerse a la presión constante de tanta entrega mensual, ni si la primera semana de la siguiente entrega no bajas el pistón, al final cuerpo y mente no aguantan tanto tute, imagino.

peccato team dijo...

(soy norbi el de arriba, eh?)