sábado, 6 de marzo de 2010

FORMATOS.

Después de estar mes tras mes dibujando siempre dentro de un mismo formato apetece cambiar la estructura y sentirse, por unos días, menos encorsetado y tener la sensación que se controla el trabajo, que se puede hacer y deshacer sin que nade se entrometa entre la idea y su realización ( dentro de un orden, claro).
Esta historia es un claro ejemplo. Decidí olvidarme de la narrativa habitual y aportar algo distinto, no sólo de forma, también en el fondo. Desaparecen los gags, no hay una narrativa visual al uso donde cada viñeta es una consecuencia de la anterior y se precise un ritmo para llegar a la culminación de una acción. Aquí la narración nos lleva por la historia, el dibujo queda relegado a una selección de imágenes, las más importante dentro de cada secuencia. La estructura de las viñetas es ligeramente distinta al formato clásico para buscar una composición general distinta y poder hacer dibujos más grandes dentro de la página. Todo este argumento que puede parecer un poco exagerado en realidad no lo es, estamos hablando de un producto muy codificado y donde cualquier alteración en las formas no es demasiado bien vista por editoriales y propietarios de la marca. Por lo tanto esta historia en concreto es singular, tan distinta a otra historia de TOM & JERRY como pueda serlo un comic book americano a un álbum francés clásico.

Edición original SEMIC PRESS/ revista TOM & JERRY nº 12 / 1996.



3 comentarios:

zar dijo...

Esta historieta rompe muchos de los tópicos sobre el trabajo de autor en contraposición al industrial.

Una historia intimista de Tom y Jerry, como este blog, uno de los más personales que he visitado.

Alex-Triedro dijo...

Me gusta mucho la narrativa de esta historia, y las "licencias" tomadas para crear las viñetas. Personalmente, esa gran viñeta de la primera página, en la que despide a los ratones de la casa, me encanta, se podría cerrar en dos viñetas separadas consiguiendo la misma lectura, pero no el mismo efecto visual.
Muy buena, de veras.
Eso si, se me han hecho raros los zapatos, (cuando el gato se viste bien), y no sé si es un tipo de zapato que ya te venía marcado por otros modelos, o es una forma tuya de hacerlos en aquella época.
Un abrazo, Oscar.
;D

Roberto dijo...

A ver, no me apetece hacer de abogado del diablo pero, aquí alguien tiene que poner un punto de cordura, ya se que no soy el mas indicado, también se que me perdonaras el atrevimiento.

1- Formato: este se mantiene invariable con respecto a las demás historieta de Tom & Jerry, ya que la palabra formato se refiere siempre a la forma externa y no al contenido por lo tanto te atribuyes un cambio inexistente y me remito solo a la definición de la Real Academia Española (http://buscon.rae.es/draeI/SrvltConsulta?TIPO_BUS=3&LEMA=formato) aunque podría hacer un análisis semántico mas profundo para reafirmar mi opinión.

2-Narrativa: si prescindimos del texto y observamos el decurso del protagonista (Tom) a través de las viñetas se nota, una concatenación de aciones tópicas en tu obra, el gag sigue presente, incluso me atrevo afirmar que narrativamente es uno de tus relatos mas lineales y menos innovadores en este aspecto, repasa la historia visualmente y con atención, cada viñeta es sin duda alguna consecuencia de la anterior, no te has olvidado de la narrativa clásica esta anclada en tu inconsciente de una manera tan firme que no puedes prescindir de ella a menos que acudas a un psicoterapeuta.

3- En el cómic "el dibujo" siempre es una selección de imágenes y punto.

4- Estructura: remarcar algunos bordes en las viñetas o mantener unos fondos en blanco no cambia para nada la estructura compositiva ya que esta es como se distribuyen las partes de un todo (http://buscon.rae.es/draeI/SrvltConsulta?TIPO_BUS=3&LEMA=estructura), sigues manteniendo la clásica distribución de 3x2 del cómic-book americano.

5- Conclusión: La codificación se mantiene invariable, lo único fuera de lo habitual es la narración en off, que lamentablemente no puedo apreciar ( ¡a ver si cuelgas la traducción!),por lo demás precisamente el mérito de este relato esta en todo lo contrario de lo que afirmas, no rompe ninguna regla mas bien las magnifica y las eleva a su máximo exponente.Por estos motivos es uno de tus relatos mas fascinantes.

Lamento desmontar de esta manera tus argumentos pero, no puedo dormir si no manifiesto mi opinión…